Mini Guías  »  {{catList[597].label}}  »  Guía Turística de Melilla

Guía Turística de Melilla


Melilla (España)
Escudo de Melilla (España)

Melilla
 
 Vídeo     Galería

Coordenadas: 35.2825°, -2.9475°

Población: 85.159 habitantes (2022)
 
 

Situada en medio de la región del Rif en la zona oriental del cabo de Tres Forcas y en la frontera norte de Marruecos se encuentra Melilla, una ciudad autónoma española de apenas 12 kilómetros cuadrados y más de 85 mil habitantes.

Se trata de una ciudad de gran importancia geoestratégica debido a su ubicación dentro del territorio africano y a su activo comercio de ultramar.

Historia

Melilla como ciudad se origina por el siglo VII a. C. cuando los fenicios que se abocaban al comercio eligieron para asentarse dicha región por su privilegiada ubicación próxima a las rutas comerciales del Mediterráneo occidental. A esta ciudad los fenicios la llamaron Rusadir. Los fenicios alcanzaron su momento de auge para el siglo II a. C. Con la decadencia púnica se incorporó al reino de Mauretania, de la provincia romana Mauritania Tingitana.
 
Melilla (España)
En cuanto al nombre actual, Melilla proviene del rifeño, Amazige o Tamazight/Tamlilt, traducido al español: la blanca, probablemente aludiendo a la roca local. Los árabes quitaron el ta- inicial y después de la ocupación castellana se pasó del árabe Mlicia a Melilla.

En el proceso de conquista árabe de la península ibérica se produjo una guerra entre los pueblos de Fez y Tremecén que ocasionaron la huida de los habitantes y el abandono de la zona que hoy es Melilla.
 
La región permaneció desolada hasta el siglo X, cuando Abderramán III en el año 927 envió una flota que partió de Málaga para recuperar el territorio. De esa manera creó la taifa de Melilla que se integró entonces al Califato de Córdoba.

Melilla estuvo bajo el poder de los Duques de Medina Sidonia desde el año 1497 hasta el año 1556, que pasó su dependencia a la Corona Española.

Los emisarios de Mohamed ben Abdallah, sultán de Marruecos para ese entonces, acudieron a Ceuta el día 19 de septiembre de 1774 para finalizar con el tratado que hasta el momento tenían y a la vez presentar su intención de desalojo de los pobladores cristianos.

El rey Carlos III declaró la guerra el 23 de octubre, y el 9 de diciembre posterior las tropas comenzaron a realizar el sitio de Melilla, que consistió en un bloqueo armado marroquí que contó con el apoyo de británicos y argelinos. Este bloqueo se mantuvo hasta el 19 de marzo de 1775.
 
Melilla (España)
En el año 1860 se firmó el Tratado de Wad-Ras dondela reina Isabel II de España y el rey Mohámmed IV de Marruecos acordaron y definieron los limites fronterizos de la ciudad con Marruecos. Posteriormente se creo el puerto Franco y desde el año 1864 España autorizó el emplazamiento libre en la ciudad. La inmigración a Melilla se fortaleció en el año 1893 después de la guerra de Margallo.

Finalizando el siglo XIX y comenzando el XX la ciudad de Melilla atravesó numerosos pleitos que culminaron en la Guerra de Marruecos.
 
En Melilla comenzó la seguidilla de hechos que provocarían la sublevación militar en contra de la Segunda República en el año 1936.

Tiempo mas tarde el gobierno de España reconoció la soberanía marroquí, y de eso surgieron las posteriores reclamaciones por el territorio de Melilla y Ceuta por parte de Marruecos. Desde el siglo XV las islas cercanas y las dos plazas fueron del estado ibérico. Los gobiernos desde ese entonces apoyaron el hecho de que la ciudad fuese española e incluso en 1985 se les otorgó la nacionalidad española a los marroquíes que habitaban la ciudad.
 
 
En 1995 Melilla obtuvo el estatuto de ciudad autónoma. Desde el comienzo del siglo XXI Melilla es un gran pilar a nivel económico de la región rifeña, gracias a su puerto franco y gran volumen comercial.

Top 5 qué visitar en Melilla

Melilla es una ciudad con un legado histórico de enorme importancia que se puede observar a lo largo de toda la urbe y sus alrededores, donde puede constatarse la enorme influencia de culturas e idiosincrasias que fueron esculpiendo su urbanismo a lo largo de los siglos. Entre los lugares más interesantes podemos destacar los siguientes:

Melilla la Vieja

Melilla la Vieja (Melilla - España)
Construida entre los siglos XVI y XVII, Melilla la Vieja es como se conoce a la formidable ciudadela amurallada de Melilla, la cual cuenta con más de 2.000 metros de longitud edificada en lo alto de un peñón que se adentro en el Mediterráneo. Es la única fortaleza de estilo renacentista que existe en África y con la única capilla de estilo gótico.

Además de su estilo renacentista, esta ciudadela posee elementos claramente hispano-flamencos usados en los baluartes borbónicos.
 
A lo largo de toda esta enorme fortaleza se encuentran aljibes, capillas, minas, almacenes y cuevas que contaban, además con su propia botica y hospital.

Cuevas del Conventico

Cuevas del Conventico (Melilla - España)
Originalmente estas cuevas eran naturales y utilizadas por los fenicios, los romanos y los árabes como áreas defensivas, pero después del siglo XVIII los españoles las cavaron y modificaron con el objetivo de usarlas como almacenes para el agua y los víveres, además de fungir como efectivo refugio durante el intenso Sitio de Melilla de 1774.

Estas cuevas constan de tres áreas, en su entrada se encuentra una galería irregular con ventanas situadas en los acantilados, un área intermedia para descender hasta la Cala.
 
Finalmente el último nivel, el más bajo de los tres pero el más monumental, donde se encuentra una planta con forma de cruz y una enorme nave.

Faro de Melilla

Faro de Melilla (España)
Situado en su extremo más oriental de Melilla la Vieja se encuentra el Faro de la ciudad, construido durante el año 1918 y que sirvió para guiar las embarcaciones de gran calado que llegaban constantemente al puerto de Melilla.

Su construcción es característicamente cilíndrica y tiene una altura de 40 metros que aprovecha, además la cota más alta del lugar de su construcción, siendo uno de los 4 faros que posee España a lo largo de la costa africana junto con el de Ceuta, el del Peñón de Vélez y el de las Islas Chafarinas.
 
Se trata de uno de los lugares más hermosos de toda la ciudad, especialmente durante el atardecer, y es la sede de la Fundación Melilla Ciudad Monumental, recibiendo, además, la declaración de Bien de Interés Cultural.

Edificio de la Cámara Oficial de Comercio

CAMARA DE COMERCIO MELILLA
Este espectacular edificio, situado en la populosa calle Cervantes, es parte de lo que fue el Ensanche Modernista de Melilla y uno de los edificios mejor conservados de la ciudad.

Fue inaugurado en 1915 como sede de la Cámara de Comercio de la ciudad y de inmediato destacó por su excelso diseño arquitectónico, convirtiéndose en un auténtico emblema de la sociedad civil y de su espléndida arquitectura comercial, con hermosos acabados y gran cuidado en los detalles. Fue tanta su importancia que recibió la declaración de Bien de Interés Cultural.

La Mezquita Central

Mezquita central Melilla
Esta espectacular mezquita, construida entre los años 1945 y 1947, es la más grande de la ciudad y es un claro ejemplo de la interesante mezcla de diseños y culturas ya que fue parte del Ensanche Modernista, obra del afamado arquitecto Enrique Nieto y Nieto.

Su construcción, hecha con hormigón, piedra local y cerramientos de ladrillo sólido, presenta un diseño con una fachada compuesta de puertas en forma de arco en su planta baja que dan paso hacia la planta principal.
 
Además tiene hermosas ventanas arqueadas con balcones balaustrados, junto con una cornisa con almenas escalonadas en su tope inspiradas en la mezquita de Al-Nasir de El Cairo.

Otros detalles de gran interés son el portal de su chaflán, el arco en forma de herradura sobre columnas y su hermosa cúpula situada sobre el alminar, además de locales comerciales, baños comunales, su espléndida sala de oración y la sede del Centro de Educación para Adultos Carmen Conde Abellán.

La belleza y calidad de su diseño arquitectónico lo hicieron merecedor de la declaración de Bien de Interés Cultural.

Qué hacer en Melilla

Pocas ciudades son tan fascinantes y cobijan tantas culturas en tan poco espacio como Melilla. Esta pequeña ciudad es tierra de cristianos, judíos, musulmanes e hindues. Y cada uno vive, reza, festeja y come según sus propias tradiciones.

Un viaje a Melilla debe incluir una visita a La Ciudad Vieja. Esta fortaleza fue levantada sobre el peñón que incursiona en el Mediterraneo. Otra joya turística son Las Cuevas del Conventico.

Para conocer la historia de esta ciudad tan particular, puedes ir al Museo de Arqueología e Historia de Melilla, donde aprenderás todo lo que necesitas sobre su pasado. Un imperdible es el Faro de Melilla, allí sacarás cientos de fotos preciosas.

¿Sabías que Melilla es la segunda ciudad española con más edificios modernistas? Tiene más de 500 y está solo por detrás de Barcelona.
 
 
Una excursión muy recomendable es la que se realiza por la costa para conocer el Peñón de Alhucemas y el Peñón de Vélez de la Gomera. Además de conocer la historia particular de estos dos sitios españoles, verás unos paisajes magníficos. También puedes aprovechar para visitar dos lugares históricos marroquíes como Annual y Monte Arruit.

Pero sin duda, el paseo que más nos gusta es el recorrido por Nador, Cabo de Tres Forcas, Punta Negri y Monte Gurugú. Te permite conocer los mejores paisajes de los alrededores de Melilla y una de las ciudades más encantadoras de Marruecos como Nador.

Gastronomía en Melilla

La gastronomía de Melilla se caracteriza por su relación con el mar y parte de sus principales platos típicos cuentan con ingredientes marinos.

La ciudad de Melilla tiene dentro de su oferta gastronómica deliciosas tapas, elaboradas como hemos mencionado principalmente con productos del mar como calamares, frituras de pescados, chopitos o bolitas de gambas. Suelen incluirse también preparaciones de carne vacuna en forma de pinchitos.

La cocina de Melilla tiene influencias mediterráneas, europeas y africanas gracias a su situación geográfica. Las religiones que conviven en las tierras melillenses también influyen fuertemente en su gastronomía, estas son la cristiana, judía, musulmana e hinduista.
 
Samosas
En cuanto a los platos de origen mediterráneo destacan el caldero de pescado, preparados con rape, gallineta y gambas o el choco con garbanzos.

En cuando a platos con origen en la cultura árabe, bereber y africana podemos mencionar los guisos como el arroz al horno, los garbanzos y el cuscús.

Del hinduismo destacamos las samosas, unas empanadillas crujientes y rellenas de pasta de patata, guisantes, cebolla, cilantro fresco y seco, comino y zumo de limón.
 
Entre los platos mas populares, podemos destacar a los pinchos morunos de cordero aliñados con azafrán, comino, pimiento, pimentón, perejil y cilantro. También debemos destacar al cuscús preparado con carne de cordero, hortalizas y saborizada con diversas especias. Las hariras, sopas de verdura, carne y especias son platos frecuentes de Melilla. Cabe destacar la pastela, que es una clase de empanada rellena con pollo y espolvoreada con azúcar glasé y canela. Dentro de las opciones del mar mas típicas nos toca destacar los chanquetes, boquerones, sardinas y anchoas en salmuera, langostas, cigalas, gambas, langostinos, almejas y mejillones.

Entre los ingredientes más usados en cuanto a vegetales tenemos los tomates, las judías, los espárragos y las alcachofas. Con algunos de estos ingredientes se suelen preparar la tortilla de colores, plato típico judío, donde se mezcla lo amarillo del huevo, el verde de los guisantes, el naranja de la zanahoria y lo blanco del puré de patatas. En cuanto a frutas, son altamente consumidas en Melilla, en especial el melón, sandía y la naranja.

Finalizando con los postres y preparaciones dulces, en Melilla debemos saber que lo más tradicional es el cuscús dulce, los buñuelos, las empanadillas rellenas, los jeringos o torta de sémola dulce y el delicioso el pastel de naranjas.

Alojamiento en Melilla

El Tiempo en Melilla

La temperatura en Melilla varía entre 10°C y 30°C, siendo pocas las veces que baja de 7°C o sube por encima de 30°C.

El verano se presenta muy cálido y árido, pero despejado y corto, lo que lo hace tolerable para los que no disfrutan mucho de la presencia de calor. La temperatura diaria promedio se sitúa en torno a los 27°C.

El invierno dura un poco más, unos cuatro meses aproximadamente, con su llegada hace presencia la humedad y los fuertes vientos. La temperatura se sitúa en torno a los 20°C, con excepción de los días más fríos cuando puede bajar hasta los 10°C.

Otros datos de interés

Melilla posee además dos grandes atractivos, sus estupendas playas y sus animadas celebraciones.

Hermosas calas y playas

Playa en Melilla (España)
Gracias al Mar Mediterráneo y a su clima cálido, las hermosas playas de Melilla pueden disfrutarse prácticamente durante todo el año a lo largo de su costa.

La Ensenada de los Galápagos se encuentra junto al faro, entre las antiguas murallas fortificadas, y se trata de una de las playas más tranquilas.

Cerca está la Cala de Trápana, que es pequeña e ideal para aquellos turistas o veraneantes que deseen pasar un día tranquilo y sereno.
 
También destacan la Playa de la Hípica, que todavía conserva las antiguas casetas de principio de siglo cuando era una playa reservada exclusivamente para los militares, y la Playa del Hipódromo, que es ideal para los niños por tener poca profundidad.

Otras playas muy populares son la Playa de San Lorenzo y la Playa de los Cárabos.

Festividades y celebraciones

Las fiestas y celebraciones de Melilla forman una amalgama muy interesante, ya que realzan la importancia de todas las comunidades y culturas presentes en la ciudad.

Se celebra el Ramadán y el Eid Al-Adha, tradicionalmente musulmanas, que son parte de las festividades oficiales y son las únicas festividades litúrgicas no cristianas que se celebran en una ciudad española.

También son muy importantes las celebraciones del santoral como las festividades marianas, el día de todos los santos y especialmente Navidad, Nochevieja y la Noche de Reyes, así como su fastuosa Semana Santa que se celebra con importantes procesiones en medio de toda una simbología que se exhibe como una declaración de principios desde la reconquista.

Pero muy especialmente se celebra el Día de Melilla cada 17 de septiembre, festejándose la ocupación y reconquista de la ciudad a manos de don Pedro de Estopiñán, cuando Melilla quedó bajo la égida de la Corona de Castilla en 1497, celebración que se lleva a cabo con gran pompa y ritualidad.
 


Compartir

                 


Más